Carta de una madre a la maestra de su hija

file000321122773“Ellas son nuestro futuro y queremos que sea mejor que nuestro presente” (@SabinaGata)

Esta es de esas cosas que una hace en la vida con el “corazón en la mano”. Puede que dentro de unos años me sonroje con mi atrevimiento. Ahora es lo que necesito, dejar correr mis sentimientos y compartirlos con tod@s. Estoy ante un dilema y quiero resolverlo con tu implicación.

Tod@s sois tod@s. Incluye amigas, amigos, familia, colegas … redes sociales y virtuales. Y en especial, a tí que ahora me estás leyendo.

Por favor, te pido que no compartas esta carta. Es solo tuya. Al estilo epistolar. Consérvala. Pero sí te ruego que transmitas su “ilusión” a todos los jóvenes que tengas en tu vida. Solo pido tu grandeza para dejarle a nuestras futuras generaciones la posibilidad de SOÑAR.

Querida seño:
Me encanta saber que comparto mi responsabilidad de educar contigo. La tarea de ser madre es tan grande que contar con la ayuda de otros adultos la hace más liviana. Hoy quiero hacerte partícipe de la inquietud que has generado en mi hija, tu alumna.

Desde que mi pequeña nació, hace seis añitos, he querido educarla en la libertad de “ser fiel a sí misma”. Entiendo que esto significa ser responsable, tomar decisiones y enfrentar sus consecuencias. Sin clichés, sin barreras, sin prejuicios,…

Para ello, hemos querido “hacerla fuerte” (eso que ahora se llama “empoderamiento”) dándole todo tipo de experiencias. Viajar, jugar, leer, conocer personas de otras culturas, hacer bricolage y manualidades, cocinar, atornillar, desatornillar,..

Cuando le preguntas qué va a ser de mayor, no lo sabe. Mamá y papá le han explicado que hay muchas profesiones, que todas necesitan preparación y que, en el futuro las personas trabajarán en cosas que ahora no somos capaces de imaginar. Que ella será lo que sueñe, aquello que sea capaz de imaginar.

Mi sorpresa ha sido cuando hemos estudiado el tema de los TRABAJOS para su asignatura de CONO. ¿Te has fijado, seño, que las niñas solo pueden ser profesoras y peluqueras? Las demás alternativas eran: agricultor, ganadero, pescador, zapatero, ceramista (con la foto de un señor – para que no haya dudas), operario, bombero y médico.

Porfa, profe, no le cierres el horizonte a mi hija, ni a sus compañeras. Ayúdame a que se sienta libre. Deja que sueñe su futuro.

Esta presentación de los trabajos es muy negativa y termina por convencer a las chicas. Les dejamos claro qué es lo que TIENEN que hacer desde muy pequeñitas. No tengo nada en contra de las profesiones de profesora o peluquera. Pero hay tantas,…

Quiero darte las gracias por tu comprensión. Como mujer, como madre de una niña, como docente. Estoy segura que entiendes mi inquietud.

Os desgloso el dilema:

¿Por qué no hablarle de las nuevas profesiones? Las tendencias globales nos hacen pensar que en el futuro habrá ingenieras de órganos, gestoras de avatar docente, biohackers, nanomédicas, agricultoras verticales, desarrolladoras de domótica,… ¿De verdad piensas todavía que hay un catálogo de profesiones?

¿Por qué las profesiones se plantean con géneros? ¿De verdad hay cuestiones genéticas a la hora de hacer un moño o pintar un coche? ¿Y quién ha dicho peinar es cosa de chicas y pintar de chicos?

¿Por qué no dejarle que explique qué le gustaría? Escuchemos a las niñas. Veo muchas veces como las personas toman decisiones influidas por aquellos sueños que no vieron cumplidos sus progenitores. ¿De verdad queremos que eso mismo le pase a nuestras hijas?

Estoy tan impactada que casi no me lo creo. ¿De verdad estoy viviendo esta situación? Habrá quien opine que estoy exagerando… Les explico:

Llevo diez años trabajando como profesora de Formación y Orientación Laboral con todo tipo de alumnado, desde los dieciséis años en adelante. Y he observado que esta forma de enseñar termina calando en las personas. Los estudiantes y las estudiantes deciden su carrera académica y profesional a partir de criterios discriminatorios y limitados a una batería de salidas profesionales ya establecida. Algo así como “ir a comprar lo de siempre, al supermercado de siempre”.

Sin embargo, los docentes preparamos a los jóvenes para enfrentar un mercado laboral muy exigente y cambiante. Por ello, estamos obligados a hacerles “desaprender” todos estos clichés, barreras y prejuicios. Aunque en muchos casos, llegamos demasiado tarde. El mensaje ha calado hondo y la profecía termina por cumplirse.

Nisiquiera voy a pasar el filtro de si lo que escribo es políticamente correcto o no. Quiero que entiendas que te doy mi “sueño”, con la ilusión de que lo compartas con las niñas y chicas que tienes a tu alrededor. Que ellas sean lo que ellas decidan y sean capaces de construir.

Anuncios

2 comentarios en “Carta de una madre a la maestra de su hija

  1. Esther dijo:

    Tienes toda la razón…Lo que es increíble es que a pesar de los esfuerzos que me consta que se hacen, al final, todo sigue igual…A seguir luchando…TOD@S!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s