En las mesas de la primera planta

 

… “en las mesas de la primera planta”: Me encanta este titular. Y es que en la convocatoria, el lugar de encuentro fueron precisamente, las mesas de la primera planta. Me pareció de lo más familiar, como el que queda con sus compañeros y compañeras de todos los días para tomar el cafelito del descanso. Y sin embargo, aquella sería la primera vez que nos íbamos a ver.

1ª Fase: La decisión: Hangout o presencial

Aunque tenía claro que prefería la cuestión presencial, por razones de tiempo, me decidí por asistir a algún Hangout. Y fue todo un desastre. Confirmé mi asistencia a dos. Después vinieron los cambios de horarios, las suspensiones de algunos y mi propia confusión. Así que allí estaba a las 19.00 dispuesta a mi inmersión y el chasco fue total. Aquello estaba ya grabado!

2ª Fase: La organización: cómo no morir en el intento

Esta es la parte de cómo combinar el trabajo de mi pareja, mis tres hijos (con sus respectivas actividades extraescolares), nuestro único coche y mis ganas por acudir a nuestro #MOOCafe. Casi ná! Para muestra un botón: aun cuando nos habían citado a las cinco y media, me monté en el coche a las cuatro, repartí a mi familia en sus diversos quehaceres y llegué justita.

3ª Fase: La reunión en sí: las mesas de la primera planta

Primer momento de planificación: Uf! Reconozco que me causó un poco de estupor. Allí estaban todos alrededor de tablets, móviles y diversos, con claves, conexiones y no se cuantas historias. Pero si yo he venido a compartir con personas! Menos mal que se decidió emplear tan solo dos terminales desde los que se tuitearía.

Segundo momento de presentaciones: Esto ya me fue gustando más! Se hicieron unos cartelitos y además nos fuimos presentando uno a uno. Profesión, comunidad a la que se pertenece, destino, expectativas,…

Tercer momento de organización: Reparto de roles, conexión en marcha, guión de contenidos y …

La charla en sí

  1. Sueño compartido: El acuerdo en este sentido fue unánime. No coincidimos en una única visión pero sí en la responsabilidad compartida de:

  • Equipo directivo: capacidad para generar el cambio y fomentar el desarrollo del docente

  • Profesorado: dispuesto a la innovación y al aprendizaje

  • Alumnado: Comprometido y dispuesto a aprender. En este sentido, los alumnos y alumnas más jóvenes están más dispuestos al cambio.

  • Sociedad: Involucrada en giro. Desde el empeño de las administraciones por facilitar los recursos y la flexibilidad necesaria para poner en marcha esta nueva enseñanza, hasta la búsqueda de nuevos modelos por parte de las familias, que vayan más allá de los deberes, los exámenes, las fichas… y lo de siempre

  1. Sentimientos: Casi que es la parte que más me gusta. Las nuevas tecnologías son humanas porque las hacen personas para personas. Y es que después de tanta terminología, aplicaciones, herramientas,… lo que hay es un colectivo de personas dispuestas a abanderarse en una nueva forma de enseñar. Y os garantizo que hubo muchas visiones, la interina, el jubilado, la recién llegada, los de la concertada, la organizadora, la veterana,…

Mi conclusión es que somos muchos los convencidos del cambio. Y muchos los que están trabajando en él. Ánimo a todos y todas! Os dejo una fotillo del momento.

 

 

Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s